Computer Vision Syndrome

Síndrome visual informático: consejos para aliviar los síntomas


El tiempo máximo recomendado para estar delante de una pantalla ―sea cual sea el dispositivo― es de dos horas. Sin embargo, una gran parte de la población pasa incluso diez horas delante de la pantalla del ordenador y cuatro con sus móviles (especialmente, los menores de 30 años). Este uso excesivo podría provocar afecciones como el síndrome visual informático.

Síntomas más comunes ligados al Síndrome Visual Informático (SVI)

El síndrome visual informático va ligado a una serie de síntomas relacionados con la vista y el ojo que aparecen como consecuencia del uso prolongado del ordenador. Además, empeoran cuanto más se exceda el tiempo máximo recomendado. Entre los síntomas más comunes del SVI se encuentran los dolores de cabeza, la vista cansada, la visión borrosa, la sequedad ocular e, incluso, el dolor de hombros y cuello. Estos síntomas se dan por la poca luminosidad, por los reflejos en la pantalla del ordenador, por no respetar las distancias, por una mala postura corporal y por problemas de visión que no se han tratado con un especialista.

Debemos tener en cuenta que no es lo mismo leer algo en la pantalla del ordenador que impreso en papel. Las letras en la pantalla del ordenador no están tan definidas como en el papel, porque el contraste de las letras con el fondo se reduce y la presencia de brillo y reflejos en la pantalla pueden dificultar la lectura. Además, los ángulos y distancias que debemos respetar para trabajar con el ordenador también deberían ser diferentes a las que usamos para tareas tradicionales de lectura o escritura. Es más, los requisitos de enfoque y movimiento de la visión delante de una pantalla pueden suponer un mayor esfuerzo para el ojo.

Asimismo, la presencia de síntomas oculares menores suele afectar de manera significativa a la comodidad y la eficacia cuando trabajamos con ordenadores. Es más, los problemas de visión que no se tratan ―o que no se corrijan del todo― podrían convertirse en factores que contribuyen a la fatiga ocular.

Uso de gafas y lentillasSíndrome visual informático - Chequeo oftalmológico Las Palmas

El uso de gafas o lentillas puede hacer que la persona que las lleve no se sienta cómoda con las distancias recomendadas para trabajar delante del ordenador. Muchas veces, han de inclinar la cabeza de determinada forma para buscar el mejor ángulo visual; y es que muchas gafas no están diseñadas para trabajar delante de un ordenador. Al mismo tiempo, hay personas que necesitan acercarse a la pantalla para verla de forma más clara, y estas malas posturas son las que provocan dolores musculares en el cuello, los hombros y la espalda.

¿Cómo podemos aliviar los síntomas del SVI?

Hoy en día es inevitable estar expuestos a las pantallas electrónicas ya sea por trabajo o por ocio; por tanto, es importante ser conscientes de la existencia de este síndrome para poder evitarlo. Los síntomas del SVI pueden verse aliviados si tenemos en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Iluminación: evita reflejos en la pantalla, sobre todo, provenientes de ventanas o de la luz del techo.
  • Posición de la pantalla: lo más recomendable es que la pantalla se sitúe 15 o 20 grados por debajo del nivel ocular (calculados desde el centro de la pantalla) y a una distancia de 60 centímetros.
  • Descansos: intenta descansar los ojos durante quince minutos después de dos horas seguidas usando el ordenador. Se recomienda también descansar la vista durante 20 segundos cada veinte minutos para que los ojos puedan enfocar adecuadamente.
  • Parpadeo: para reducir el riesgo de sequedad ocular, haz el esfuerzo de parpadear a menudo o de cerrar los ojos durante veinte segundos de vez en cuando.

Como a la mayoría nos parece muy difícil ―si no imposible― respetar los periodos de tiempo recomendados para el uso de los dispositivos electrónicos, es muy importante que nos hagamos una revisión de la vista de forma regular.