Meditación y problemas de salud

Evita problemas de salud gracias a la meditación


Muchas personas meditan para intentar reducir su estrés y los problemas de salud relacionados con él. A pesar de que se practica desde la antigüedad, sus efectos beneficiosos para la salud no son conocidos.

A principios del 2016, se publicó un estudio en JAMA Internal Medicine, en el que se revisaron 47 estudios previos que estudiaban el efecto de la meditación en diferentes enfermedades o trastornos como el abuso de sustancias, malos hábitos alimenticios, trastornos del sueño, dolor, ansiedad y depresión, entre otros.

Se demostró que los efectos de la meditación eran moderados para ansiedad, depresión y dolor; bajos para otros e insuficientes para la mayor parte de los ítems evaluados.

Según Goyel, la meditación es un entrenamiento activo de la mente para aumentar la concienciación. Así, diferentes programas de meditación consiguen esto de diferentes maneras. Sin embargo, se advierte que pocos estudios incluyen personas con un diagnóstico clínico de ansiedad o depresión.

El tipo de meditación que parece más prometedor es el «mindful meditation», enfatizando la aceptación de los sentimientos y pensamientos y la relajación del cuerpo y de la mente. Normalmente, se lleva a cabo 30-40 minutos al día.

Sin embargo, los expertos señalan que este tipo de meditación no tenía efectos positivos diferentes al llamado «placebo».

Análisis y resultados según problemas de salud

Muestra: 3515 participantes, 30-40 horas de mindful meditation
Resultados:

  • 5-10% de mejora en síntomas de ansiedad comparado con los placebos
  • 10-20% de mejora en síntomas de depresión, comparado con los placebos. Efecto similar a los antidepresivos.
  • Resultados moderados en la reducción del dolor, aunque no se sabe para qué tipo de dolor puede ser más beneficiosa.

De esta manera, se demostró que la meditación no lo cura todo, puesto que casi no tenía efectos positivos en el estado de ánimo, la capacidad de atención, abuso de sustancias, hábitos alimenticios, sueño y peso.

Según Goyal, la parte positiva es que no existen efectos secundarios dañinos asociados a la meditación y que se puede practicar indistintamente de otros tratamientos que se reciban simultáneamente.

En las tradiciones orientales, los programas de meditación que se han estudiado son más cortos, siendo de alrededor de 8 semanas y son pocas sesiones de práctica de meditación. Por tanto, no se sabe si más tiempo de práctica será más beneficioso (tendrá más beneficios), que será objeto de estudio en un futuro.

En resumen, la meditación requiere instrucción de un experto y práctica regular diaria para prevenir problemas de salud.